¿POR QUÉ MI PERRO ME LAME MUCHO?

LittleDog

Updated on:

cachorro-lame-mucho

Los que tenemos perro conocemos bien cuanto les gusta lamer, es una de las formas en que muestran afecto y se comunican con nosotros. El lamido es un comportamiento común en los perros, y puede tener varios significados y razones detrás de él. En este artículo, exploraremos por qué un perro lame mucho a su dueño, qué mensajes puede estar transmitiendo y abordamos tipos de soluciones a los lamidos compulsivos de tu perro.

¿POR QUÉ LAMEN LOS PERROS? El origen

El origen de la costumbre de lamer en los perros se remonta a sus antepasados salvajes, los lobos. En la manada, los lobos se lamen mutuamente para fortalecer los lazos sociales y demostrar sumisión. Este comportamiento de lamer es una forma de comunicación y demostración de afecto dentro de la manada. A lo largo de la evolución y la domesticación, los perros han conservado esta práctica como una manera de expresar amor, reconocer a su líder de la manada (el dueño) y mantener la cohesión social en el grupo familiar. Los lamidos también pueden tener una función práctica, como ayudar en la limpieza y el cuidado de las crías. Por lo tanto, los lamidos de los perros tienen profundas raíces en su historia social y evolutiva.

POR QUÉ LAMEN LOS PERROS A SUS DUEÑOS

Ahora ya sabes que el lamido es una conducta muy arraigada y que viene de lejos. Pero, ¿Qué pasa cuando tu perro te lame de manera compulsiva? Te lame las manos sin parar, has encontrado que tu perro te lame los pies, la cara, la boca, incluso hay perros que lamen sin parar las orejas de sus dueños. Cuando este comportamiento se vuelve excesivo, puede plantear preocupaciones. ¿Por qué tu perro te lame en exceso? Examinemos algunas razones y cómo abordar este comportamiento.

  • El lamido como muestra de afecto y vínculo: Uno de los motivos más comunes por los que un perro lame a su dueño es para expresar amor y cariño. Cuando un perro lame a su dueño, lo hace como una señal de afecto y conexión. Los perros tienen glándulas sudoríparas en sus patas y lengua, y lamer a su humano puede ser una forma de demostrar cercanía y afecto. También lo hacen por apego, y si sienten que no han tenido suficiente atención o interacción, pueden lamer en exceso para buscar cercanía.
  • Comunicación y socialización: Los perros son animales sociales, y el lamido es una parte importante de su comunicación. Pueden lamer a sus dueños para indicar que desean interacción, atención o simplemente para mantenerse en contacto físico. Es su manera de decir: «Estoy aquí, te amo y quiero estar cerca de ti«.
  • Lamido como señal de sumisión: En la jerarquía canina, lamer la boca o el rostro de otro perro es una señal de sumisión. Cuando un perro lame a su dueño, a menudo está reconociendo que su dueño está en un rol de liderazgo en la manada. Este comportamiento puede ser una forma de reafirmar esa jerarquía y demostrar respeto.
  • Sensación reconfortante: El acto de lamer puede ser reconfortante para los perros. Al igual que los humanos se muerden las uñas o se acarician cuando se sienten ansiosos o nerviosos, los perros pueden lamerse a sí mismos o a sus dueños para aliviar el estrés o la ansiedad. El lamido puede liberar endorfinas y reducir el malestar emocional.
  • Exploración y reconocimiento: Los perros tienen un sentido del olfato muy agudo, y lamer a su dueño es una forma de explorar y reconocer su aroma. Pueden detectar cambios sutiles en el olor de su dueño, lo que puede ser una fuente de información interesante para ellos.
  • Ansiedad o Estrés: La ansiedad o el estrés pueden desencadenar lamidos compulsivos. Los perros pueden lamerse como una forma de auto calmarse en situaciones estresantes.
  • Aburrimiento: La falta de estimulación mental y física puede llevar a que un perro se entregue al lamido excesivo como una forma de entretenimiento.
  • Problemas Médicos: En algunos casos, los problemas médicos, como alergias, picaduras de pulgas, irritaciones en la piel, infecciones o dolor, pueden llevar a lamidos excesivos como un intento de aliviar la incomodidad.
  • Comportamiento aprendido: Los perros también pueden aprender a lamer a sus dueños como una forma de obtener recompensas o atención. Si el dueño reacciona positivamente cuando el perro lame, como acariciándolo o hablándole con cariño, el perro puede repetir el comportamiento en busca de refuerzo positivo.

Si bien el lamido es una forma de comunicación y afecto en los perros, es importante tener en cuenta que en algunos casos, el lamido excesivo o compulsivo puede ser un signo de ansiedad, dolor o problemas médicos. Si notas un cambio repentino en el comportamiento de lamido de tu perro o si se vuelve excesivo, es recomendable consultar a un veterinario para descartar cualquier problema subyacente.

perro-lame-mucho

Cómo hacer para que tu perro deje de lamerte tanto

  • Atención y socialización: pasar tiempo de calidad con tu perro, dar paseos y proporcionar juguetes interactivos puede reducir la necesidad de lamer por aburrimiento.
  • Entrenamiento: enseñar comandos como «deja» o «basta» puede ayudar a controlar el lamido excesivo y redirigir su atención. Pero aconsejamos tener clara la razón por la que lame para enfocarnos en ella. Por ejemplo, si tu perro te lame mucho para demandar tu atención, la solución es pasar más tiempo con él.
  • Control de estrés: identificar las fuentes de estrés y ansiedad de tu perro y abordarlas con técnicas de relajación o con la ayuda de un profesional canino. Tu perro puede estar lamiendo mucho por estrés o ansiedad. ¿Qué puede causar ansiedad y estrés en tu perro? Situaciones de la vida como una mudanza, un cambio de horarios, cambios en personas de la convivencia, visitas, viajes, pérdidas. Las mismas situaciones que nos afectan a nosotros también generan una respuesta emocional en nuestros perros.
  • Cuidado médico: si sospechas que el lamido excesivo está relacionado con problemas médicos, consulta a un veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados.
  • No hacer caso a los lamidos: si tu perro asocia lamerte sin parar con conseguir tu atención, es posible que vuelve a repetirlo constantemente. Prueba a ignorarlo cuando te lame y prestarle más atención cuando deje de lamer. Si funciona, ya sabes que tu perro necesita pasar más tiempo contigo.
  • Cambia un estímulo por otro: Cuando tu perro te lame las manos, los brazos, la cara o cualquier otra parte, dale un hueso o una golosina canina para desviar su atención a otra cosa. Este es un truco para momentos puntuales, no debemos sobrepasarnos en el suministro de huesos y golosinas. Hay que abordar el problema de los lamidos excesivos de tu perro desde la raíz. Este truco es solo un parche que funciona y que puede ser el principio de un cambio de conducta.
  • Si tu cachorro te lame mucho, empieza entonces, en edad temprana, a enseñarle que no te gusta el lamido en exceso. Juega con él, cuídalo, bríndale atención y actividad diaria, mantén su salud al día con tu veterinario y premia los comportamientos deseables, dejándole claro los que no te gustan, mediante la educación con refuerzo positivo.
mi-perro-me-lame

PUEDE TRANSMITIR ALGUNA ENFERMEDAD EL LAMIDO DE MI PERRO

Si bien es posible que los perros porten microorganismos en su saliva, como bacterias y microbios, el riesgo de transmisión de enfermedades a los humanos a través de los lamidos es generalmente bajo. La mayoría de los microorganismos que los perros llevan son específicos de su especie y no suelen ser peligrosos para las personas.

¿Mi perro me lame mucho, lo dejo? es una pregunta típica que se hacen muchos propietarios. En el término medio esta la virtud, es decir, si tu perro te lame de vez en cuando, cuando llegas a casa y se alegra de verte, es diferente a que constantemente este lamiendote la cara. Se han de tomar las precauciones adecuadas, sobre todo en niños muy pequeños, personas ancianas o personas inmunodeprimidas. Mantener una buena higiene personal y cuidar la salud bucal de tu mascota o lavarse después de que te haya lamido tu mascota son formas efectivas de minimizar cualquier riesgo potencial.

Si tu perro lame en exceso, es importante entender las causas subyacentes y abordarlas de manera adecuada. Con paciencia, atención y, en algunos casos, la ayuda de un profesional, puedes ayudar a tu perro a superar este comportamiento y mantenerlo feliz y saludable.

Para proporcionarte más ayuda, dejamos a tu disposición un artículo sobre el estrés y ansiedad en los perros donde abordamos más ampliamente este tema.

Si por el contrario, tu perro no te lame a ti sino que se lame a sí mismo, se rasca y/o se muerde las patas de manera compulsiva, entonces te interesa nuestro artículo: mi perro se lame y se muerde las patas.

Esperamos haber resultado de ayuda en tu consulta, para conocer la respuesta a más preguntas interesantes sobre nuestros amados perros visita nuestro apartado Preguntas Frecuentes.